Pronóstico de Tutiempo.net
Una mujer y su hijo vivieron una madrugada de terror

Entradera violenta en Florencio Varela

Elradardelsur.tv-3/2/2014-Unico medio-Fue primicia

Verónica y su hijo vivieron la peor de las pesadillas, cuatro jóvenes ingresaron a su casa, los ataron, les gatillaron, los golpearon, manosearon a la madre y amenazaron con violarla. Hasta al perrito de la familia se llevaron los malvivientes.

El hecho ocurrió alrededor de las 3 de la mañana, en una vivienda ubicada en el complejo habitacional Santa Rosa, de Florencio Varela al sur del gran Buenos Aires.

El Radar del Sur fue convocado por las víctimas.

Al llegar nos recibieron Verónica y su hijo Elias.

La casa estaba toda dada vuelta, los malvivientes revolvieron todo, buscaban más plata, se llevaron lo que pudieron, hasta al pequeño caniche toy de la familia robaron.

La indignación, la tristeza y la impotencia se palpaban en el ambiente.

Verónica nos cuenta “Mi hijo estaba en su pieza en la compu, yo dormía en mi habitación.

Por la ventana se asomo un tipo armado, le dijo a mi hijo, abrí la puerta porque si no matamos a tu mamá.

Mi hijo fue para mí pieza, en la  ventana había otro que me estaba apuntando a mí en la cabeza, no le quedo otra que abrir.

Eran cuatro, a mi hijo lo tiraron al piso al lado de mi cama, lo ataron con los cables del cargador del celular, nos pedían plata, más plata.

Uno se quedo en el dormitorio, los otros revisaron todo.

Me dijeron que juntara cinco mil pesos, y que se los tenía que entregar el sábado próximo, sino matarían a mi hijo, dijeron que ellos sabían donde él iba, donde se movía, yo no tengo esa plata, y si la tuviera tampoco se la daría.

Siempre me tuvieron tirada en la cama.

Se quedaron fácil cuarenta minutos, al final se llevaron a mi pequeño perro, les dije que lo dejaran y me respondieron (que me das para que no me lo lleve, a ver date vuelta puta…) me tape con un acolchado, y le dije ¡¡no!! antes pégame un tiro! Matame!!, mi hijo estaba al lado en el piso, agarraron el perro y se fueron.

Se llevaron dos televisores, la computadora, los teléfonos celular, el horno microondas, todos mis remedios”

“El mal que nos hicieron es inenarrable, no sé cómo vamos a seguir”.