Pronóstico de Tutiempo.net
Un empleado logra huir y dar aviso a las autoridades

Ganadero Varelense fue torturado, robado, secuestrado y liberado luego por la policía

Elradardelsur.tv : 11/2/2014 : Único medio en el lugar - Exclusivo

Luis Guillermo De Felipe, tiene 67 años,  la piel curtida por el sol, sus manos ajadas por el viento y su ojos cansados de tantos amaneceres.

Luis vive en una casa de campo en la calle 1566 al 2003, de la Capilla, zona rural del partido de Florencio Varela al sur del gran Buenos Aires.

Como todos los días desde que tiene memoria, hoy se levantó temprano, miro el campo, observo el cielo que indicaba que nuevamente llovería.  Luego de atender su ganado salió hacia el negocio de bebidas gaseosas al por mayor que también es de su propiedad, otro emprendimiento de Luis, porque la plata no alcanza para pagar todo lo que debe abonar.

Regreso alrededor de las 14 hs. hacia uno de los galpones de ganado, llegó se bajo de su vehículo para abrir la tranquera, dos sujetos salieron desde los pastos, lo redujeron y le dijeron que no gritara¦Â¿ a quién le iba a gritar a las vacas?.

 Llegó un automóvil Peugeot 207 negro, lo llevaron al otro campo donde está su casa, lo entraron a los garrotazos, comenzó el calvario, lo golpearon, lo quemaron con una plancha, lo asfixiaron con una soga hasta que se desmayo, plata y más plata pedían.

Un empleado de Luis, los vio llegar, se escondió en el cobertizo y cuando estuvieron distraídos comenzó a correr por el campo, hasta las zapatillas perdió en la carrera, y continuo a la mayor velocidad que pudo a pesar que las espinas se clavaban en sus pies, llegó a un campo vecino y aviso a la policía.

Los efectivos de la comisaria 5ta la Capilla, sin dudarlo un segundo, y con el honor de ser policía salieron hacia la casa del anciano.
Cuando estaba a unas cuadras vieron el Peugeot, que venía hacia la ruta, le dieron la voz de alto, los malvivientes respondieron a los tiros.
Tres sujetos descendieron y efectuando disparos contra los efectivos emprendiendo la fuga por los campos. 

Los policías los persiguieron hasta alcanzarlos, reducirlos y aprehenderlos.
Dentro del Peugeot atado con alambre, tirado en el piso estaba Luis, quien no podía parar de llorar producto de toda la angustia vivida.
Los sujetos fueron identificados como Eduardo A. (56) de Avellaneda, Nicolas T. (34) de Bosques y Miguel L. (37) de Wilde, quien resultó herido en una pierna y fue trasladado al hospital Mi Pueblo por una ambulancia del Sume.
Luis en medio de la angustia vivida, relató a El Radar del Sur, único medio presente en el lugar, su calvario.

En medio de continuos sollozos nos dijo me agarraron, me ataron con alambres, me pegaron, me pasaron la plancha por las nalgas, me hicieron las mil y una, me pusieron una soga en el cuello, me asfixiaron hasta que me desmalle, dieron vuelta toda la casa, rompieron todo, me pedían plata, les di lo que tenía 20.000 pesos, en dos fajos de 10.000, 200 dólares y $ 1200 mas. Querían mas plata, me destruyeron todo, el más viejo era un hijo de puta, me quemo con la plancha, me verdugueó, un empleado mío pudo escapar sin que lo vieran y llamar a la policía que vino apenas se entero, me rescataron porque me llevaban secuestrado en el auto de ellos, no sé como hubiese terminado esto

Luis no podía parar de llorar. Los tres delincuentes quedaron a disposición de la justicia.

Esperemos que el peso de la ley les caiga con todo su rigor.